Historia y origen

Del Circuito Urbano Guadalope a MotorLand Aragón

Historia, cultura, tradición y pasión por el motor. Estos ingredientes confluyen en Alcañiz y hacen de la población del Bajo Aragón un destino imprescindible para los amantes del olor a gasolina y los apasionados de la velocidad.

Medio siglo ha pasado desde que Joaquín Repollés impulsó el Primer Gran Premio Ciudad de Alcañiz (1965), que se disputó en el recordado trazado urbano del Circuito Guadalope. Las calles fueron escenario de vibrantes carreras que consolidaron a la localidad como pionera en la organización de pruebas deportivas. En poco tiempo, Alcañiz pasó a ser un referente emblemático en la historia de los circuitos urbanos.

A comienzos de los años 90, la creciente exigencia de medidas de seguridad, ante las altas prestaciones que alcanzaban los vehículos, limitó la actividad del trazado urbano. La organización encontró dificultades para albergar pruebas de nivel y surgió entonces la idea de construir un complejo del motor donde mantener el intenso vínculo entre Alcañiz y el motor.

Descargar PDF - Historia del Circuito Guadalope

Un proyecto ilusionante

El proyecto comenzó a fraguarse a partir del entusiasmo ciudadano y el prestigio adquirido durante la época mítica del Guadalope, que acogió su última carrera en 2003. Para su puesta en marcha, MotorLand Aragón contó con un equipo de profesionales de reconocido prestigio y experiencia. Finalmente, el proyecto arrancó en 2006 con las primeras competiciones en los circuitos de karting y offroad. Ya en 2009, con la inauguración del circuito de velocidad, se completó el complejo deportivo, que nació con clara vocación de erigirse como motor de progreso para todo el territorio.

REGÍSTRATE EN LA NEWSLETTER